miércoles, 17 de agosto de 2011

El trabajo es una de las principales causas de la deserción universitaria


EN LAS PÚBLICAS, MAYOR ÍNDICE SE REGISTRA EN HUMANIDADES, Y EN LAS PRIVADAS, A LA INVERSA

Diversos factores contribuyen a que un joven abandone la universidad. El motivo principal es la obligación de cumplir una jornada laboral, que en la mayoría de los casos excede las ocho horas diarias. El alto costo, así como la falta de motivación, también se señalan como causales de deserción.

“Trabajo es igual a estudios universitarios”, o “estudiar para trabajar” es paradójicamente una ecuación que  implica, en muchos casos,  el abandono de los estudios  terciarios, en cualquier etapa.  

En las universidades públicas, las carreras como Economía, Derecho, Psicología y Periodismo son las que registran un mayor índice de deserción. Ocurre lo contrario en las carreras vinculadas a las ciencias y tecnologías, donde el abandono es prácticamente nulo. 

El Ing. Pedro González, rector de la Universidad Nacional de Asunción (UNA), explicó que las carreras en las que existe un alto índice de deserción son aquellas cuyo horario permiten al estudiante cumplir con una jornada laboral, que en la mayoría de los casos termina excediendo las ocho horas.

“En la UNA, en general, el porcentaje de deserción es bajo con relación a las  privadas. Aunque el mayor índice de abandono   se registra en las áreas de   las ciencias económicas, las ciencias jurídicas y las humanidades”, sostuvo el Ing. González.

Agregó que dichas carreras se ofrecen en los turnos tarde y noche, atendiendo justamente a la necesidad de ocupación que tienen  los alumnos. 

Los aranceles en las carreras como Economía, Derecho y las humanidades, en general, son excesivamente bajos con relación a los de Ingeniería, según  González. Aun así, muchos estudiantes se ven obligados a abandonar sus estudios, para hacer frente a sus compromisos laborales, sostuvo. 

En menor medida, en Medicina e Ingeniería
En contrapartida, en las carreras vinculadas a las ciencias y la tecnología, en la UNA la deserción es prácticamente nula. Sin embargo,   en la mayoría de los casos al estudiante le toma más años terminar la carrera de su elección. 

“La deserción se da solamente en casos aislados. Lo que normalmente ocurre en el caso de las ingenierías es que el estudiante se atrase un poco y que, en lugar de terminar la carrera en cinco años, la termine en siete. En estas carreras, el sistema de selección  es tan riguroso que solamente  ingresan quienes están decididos a terminar su formación”, explicó. 
En las privadas sucede la inversa
En las universidades privadas, la deserción ocurre en mayor medida en las carreras vinculadas a las ciencias y tecnologías, como  también en  Medicina

“La deserción ocurre principalmente porque al inicio o a mitad de carrera el estudiante se da cuenta de  que no puede continuar  pagando, o no puede seguirle el ritmo al estudio”, sostuvo la Dra. Carmen Quintana de Horak, vicerrectora académica de la Universidad Católica “Nuestra Señora de la Asunción”.

“Por un lado, el estudiante se da cuenta de  que le falta la preparación académica para continuar una carrera exigente, y por el otro lado está la cuestión económica, que les impide a muchos seguir adelante con sus estudios”, sostuvo.

Afecta más a los varones
Una realidad que se percibe en el ámbito universitario es que la deserción afecta en mayor medida a los varones. 

“Generalmente, los varones son los que mantienen el hogar, y esto les impide continuar sus estudios”, sostuvo la vicerrectora de la UC. 

Por último, se refirió a la falta de motivación como una situación verdaderamente preocupante en el ámbito académico, que deriva en muchos casos  en el atraso en la culminación y, en el peor de los casos, en el abandono de la carrera.  

Bajo índice de culminación
Un informe divulgado recientemente por el Servicio Nacional de Empleo (Senade) señala que solo el 6% de unos 1.736 jóvenes encuestados terminó la universidad. 

El estudio, que se centró en la situación de los jóvenes y el empleo en Paraguay, evidencia el alto índice de personas  sin preparación académica que tiene nuestro país

De los 1.736 encuestados, solo 108 terminaron la universidad (6,2%), mientras que  unos 513,  por diversas razones, abandonaron  sus estudios terciarios.

El análisis  se realizó sobre una muestra comprendida por  jóvenes cuyas edades no superan los 29 años.




Fuente: Diario ABC Color